Empresas profesionales

Cuando hablamos de las empresas en general nos referimos, de forma muy simple, a un conjunto de personas que representan un ente jurídico y que llevan a cabo actividades comerciales amparadas por un marco legal.
Pero el mundo de las empresas es muy amplio y con el paso del tiempo y los avances tecnológicos, las empresas no sólo han encontrado los medios necesarios para desarrollarse y alcanzar sus objetivos, sino también ha explorado rubros en mercado que antes eran impensados.
Se puede definir a una empresa como un ente que realiza una cierta actividad económica previamente planificada; su finalidad u objetivo es intermediar en el mercado de servicios o bienes, a través de una unidad económica muy bien organizada en la cual lleva a cabo su actividad profesional el comerciante o empresario.
Si nos situamos en el ámbito económico, una empresa es la unidad económica básica por excelencia, es la encargada de satisfacer las necesidades que el mercado tenga y esto lo hará a través de la utilización de recursos humanos y materiales; por lo tanto podemos afirmar que una empresa tiene a cargo factores tales como el capital, la organización de la producción, el trabajo, la distribución, etc.
La empresa es un organismo social que se encuentra constituido por elementos técnicos, humanos y materiales; el objetivo de la misma es la maximización de utilidades, o bien la prestación de servicios a la comunidad, éstos últimos coordinados por un administrador capaz de tomar decisiones de forma coherente para lograr los objetivos para la cual, la empresa fue creada.
Para cumplir su objetivo, la empresa ejercerá su actividad combinando capital y naturaleza.
Como dijimos previamente las empresas no son todas iguales, y no se diferencian solamente por sus objetivos, también lo hacen por su composición, tipo de capital, rubro al que se dedican, etc. Las empresas pueden clasificarse de varias maneras: Según la actividad económica ejercida; aquí tenemos tres sectores: primario, secundario y terciario.

empresas profesionales comerciales
Empresas profesionales

El primero utiliza los medios naturales para crear su producto (ganaderas, agrícolas, mineras, etc), las empresas del sector secundario son las que transforman los bienes de forma física para dar origen a otros más útiles (industria y construcción); por último tenemos el sector terciario que es el sector de servicios, y posee diversas actividades tales como transporte, comercio, turismo, etc.
Las empresas también pueden clasificarse según su forma jurídica, aquí es donde se hace énfasis a la responsabilidad de sus propietarios; existen empresas individuales que sólo pertenecen a una persona, la misma deberá responder frente a terceros con todos sus bienes ya que tiene una responsabilidad ilimitada.
Mientras que también existen las empresas societarias o sociedades que están formadas por varias personas y poseen a su vez distintas clasificaciones: Sociedades Anónimas, Sociedad Colectiva, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Comanditaria y las Sociedades de Economía Social (cooperativas). Están son las formas más comunes de clasificación de empresas; pero las empresas para llevar a acabo su actividad en el mercado, además de establecerse ante un organismo jurídico deben tener elementos básicos para empezar a operar.
Dichos elementos se conocen como factores activos (empleados, capital, rodados, etc) y una organización que coordine y ordene todos estos factores.

Las areas de una empresa

Las empresas profesionales poseen distintas áreas que serán las encargadas de llevar el producto final al mercado: área de logística y producción, dirección y recursos humanos, sistemas de información, marketing y finanzas y administración.
El correcto trabajo en conjunto de éstas áreas de la empresa le acercará al cliente el producto o servicio que tanto necesita; aquí todos los procesos de cada área son fundamentales pero para dar a conocer el producto de la empresa el marketing es fundamental ya que mediante el uso de esta herramienta tendremos no sólo la posibilidad de seducir clientes, sino también de transmitir los ideales de la empresa, y dirigir el producto a un sector de la sociedad específico.
La actividad empresarial también posee obligaciones; entre ellas abonar el correspondiente impuesto a las ganancias, pagar en término las deudas e intereses de préstamos a bancos o terceros, abonar la correspondiente remuneración, vacaciones y aguinaldo a sus empleados, etc.
Llevar a delante una empresa es un compromiso de alta complejidad que sólo puede hacerse con esfuerzo y dedicación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba