Modelo de carta de marketing directo: todas sus características

A la hora de redactar cartas de marketing directo podemos utilizar diferentes métodos, sin embargo un punto importante es el contenido que estas cartas deben llevar. Sabiendo bien de qué se trata esto podremos redactar de manera fácil cualquier modelo de carta de marketing directo. A lo largo de la historia del marketing varios especialistas han tratado este tema, sin embargo Edward W. Mayer, el redactor que desarrolló la primera serie de los programas de capacitación continua de la Direct Marketing Association, marcó un listado de 10 puntos fundamentales en cualquier modelo de carta de marketing directo.

Aquí enunciaremos algunos como para reflejar las nociones básicas en el pensamiento de este autor. El primer punto al cual este autor hizo referencia fue que era necesario que cada palabra venda. Esto quiere decir que es necesario ser conciso y claro en el mensaje, y que tendremos que evitar cualquier información que pueda estar de más o funcionar como un relleno para el cliente. En otras palabras todo en la carta debe ser imprescindible. Por lo general cuando vemos un modelo de carta de marketing directo muy largo, esto es evidencia de que aquí hay contenido innecesario. Será cuestión entonces de tomarnos el tiempo para poder ver qué cosas están de más y poder aprender para la redacción de

modelo de carta de marketing directo tipos
Modelo de carta de marketing directo

nuestro propio modelo de carta de marketing directo. Otro punto importante será tener en mente lo que queremos que el lector realice luego de leer nuestra carta. La idea es pedirle al cliente de manera explícita que realice esto, sin vueltas. Aunque algunos creen que esta estrategia carece de eficacia, esta es más efectiva de lo que muchos consideran. También será importante utilizar un lenguaje sencillo y palabras breves.

La idea aquí es que el mensaje pueda ser entendido por cualquier, y la carta pueda ser leída en un tiempo breve. Hoy en día el marketing es realmente competitivo, y es imposible que el cliente preste atención a todos los estímulos de este tipo que lo rodean. Por eso, de esta manera, si la carta es corta tendremos más posibilidades de llamar la atención de nuestro cliente y de comunicarle el mensaje de manera rápida. Con respecto al tono de la carta, la idea es que sea amigable pero a la vez respetuoso. La idea es no quedar ni muy frío ni muy confiado con el cliente. El objetivo es que él marque el nivel de cercanía que desea establecer con la empresa en base a la propuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba