Las tres fases del marketing estratégico

Las estrategias son indispensables para que una compañía sobreviva y no estamos equivocados, no sólo hacen que sobreviva sino también influirán en gran medida en el posicionamiento que la misma tendrá en el futuro con respecto a la competencia. Pero no existe una fórmula matemática que nos indique cómo hacer un plan estratégico, y esta variable está muy presente actualmente. La realidad nos muestra que sólo el 25 por 100 de los planes estratégicos de las empresas funciona. Y aunque muchas son las compañías que poseen planeamiento, muchas de ellas encuentran inconvenientes a la hora de ponerlos en práctica. Las mismas hoy en día, están tratando de asimilar cambios continuos que no se dan solamente en su entorno sino también nos referimos a cambios tecnológicos, sociales, de legislaciones, etc. Y por eso a la hora de tomar decisiones es necesario adaptarse a estos cambios, a esto se lo conoce como dirección estratégica.

tres fases del marketing estratégicoLas tres fases del marketing estratégico son; definir los objetivos estratégicos, planeación estratégica y la implementación estratégica. La primera define la filosofía y misión de la compañía estableciendo objetivos a corto y largo plazo para poder así alcanzar la misión de la misma. La planificación se encarga de formular varias estrategias posibles y elige las que considera más adecuada para alcanzar los objetivos que fueron establecidos, desarrollando así una estructura organizativa. Por último, la implementación se encarga de asegurar las actividades necesarias para hacer que la estrategia elegida se cumpla de forma correcta y a su vez, controla la eficacia de la misma para poder alcanzar los objetivos.
Como vemos el marketing estrategico involucra varios aspectos: una continua toma de decisiones, decidiendo por adelantado qué hacer, cómo hacerlos, cuándo y quien; sin dichas estrategias nuestra empresa seguramente estaría a la deriva. El planeamiento de las acciones y actividades no sólo le brinda a nuestra empresa la posibilidad de maximizar beneficios, sino también, una correcta organización para que el desempeño y el desarrollo de ésta sea correcto y eficiente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba