Expositores para libros grandes y chicos

Los expositores para libros son una variedad de expositores que justamente se utilizan para guardar y exhibir todo tipo de libros, aunque también muchos de ellos sirven para alojar documentos, carpetas, archivos y demás escritos. Los expositores para libros, también denominados bibliotecas, poseen una tradición muy antigua, un recorrido histórico que se remonta muy atrás en el tiempo. Ya desde la antigüedad, existían bibliotecas cuya función primordial consistía en alojar, recopilar y proteger a los escritos, de manera que perduren en el tiempo.

expositores para libros y estantes
Expositores para libros

En la actualidad, los expositores para libros cumplen una función mucho más relacionada a la venta de libros, mientras que la biblioteca se encuentra orientada a funciones ligadas al trabajo intelectual. Como se dijo anteriormente, los expositores para libros cumplen una función ligada al alojamiento y exhibición de libros con fines de venta, y es por esta razón es que es muy común que las librerías y otras tiendas que posean libros a la venta operen con alguno de los diversos tipos de expositores para libros que existen. Cuando hablamos de materiales, la fabricación de las bibliotecas y de los expositores para libros se encuentra estrechamente ligada a la madera, es decir, que es la madera la principal materia prima al momento de la elaboración de expositores para libros. Como bien se sabe, la madera es un material que se caracteriza por su heterogeneidad y variedad, ya que existen una multiplicidad de tipos de maderas, cada una de las cuales poseen sus ventajas y desventajas. Por brindar algunos ejemplos, tenemos una madera como es el pino, que se caracteriza fundamentalmente por ser una madera muy económica, aunque carece de resistencia al paso del tiempo. Igualmente, el pino es un tipo de madera que precisa continuos cuidados y mantenimientos a fin de lograr prolongar la vida útil se la misma. Ahora bien, maderas como el algarrobo o el cedro se caracterizan por ser mucho más costosas en términos monetarios, si bien poseen la enorme ventaja de que se trata de maderas altamente resistentes al paso del tiempo.

De la misma madera, el cedro o el algarrobo son maderas resistentes, fuertes, que pueden soportar cargas muy altas. Con respecto a los modelos o formatos que poseen los expositores para libros, podemos decir que la diversidad es la palabra que hoy en día se utiliza para definir a estos tipos de muebles. En efecto, cuando hablamos de bibliotecas debemos decir que, con el paso del tiempo, se ha variado enormemente desde aquellos primeros y antiguos muebles monolíticos, a las actuales bibliotecas vanguardistas de diseños modernos y provocativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba