Publicidad graciosa en los medios

No todo es color de rosa en las publicidades hechas con mucho humor, ya que muchas veces el chiste o la situación, roba, en cierta forma la atención, y deja en segundo plano lo que realmente importa comunicar, pero esto es un equilibrio que los realmente buenos comerciales logran sortear. Las personas profesionales de la publicidad llámense publicitarios o diseñadores de arte y demás, afirman que hay por lo menos unas veinte formas, o caminos creativos para desarrollar una idea o una campaña publicitaria, y dentro de esos veinte caminos se encuentra la de la publicidad graciosa, o humorística. Es un método que funciona muy bien, dependiendo siempre del o de los productos que se quieren mostrar, ya que si queremos mostrar por ejemplo un perfume de mujer que tendría que estar en la cima del glamour, no podremos hacer de él una publicidad graciosa de ningún modo, porque de esa manera romperíamos la magia y el comercial sería realmente un fracaso, no hace falta hacer un master en relaciones públicas ni en ética publicitaria, para darnos cuenta de ello.

Publicidad graciosa en los medios
Publicidad graciosa en los medios de comunicación

El buen manejo del lenguaje, las posturas y los rostros de los actores que trabajan en el comercial publicitario deben ser lo que se está buscando, para ello se hacen los casting, que consiste en las pruebas de personas para que sea el o la protagonista de las escenas. En reglas generales para este tipo de publicidad se busca actores, aunque a veces no son conocidos sepan del manejo del humor o que estudien escena. Como en todos los rubros en publicidad, hay comerciales, de humor muy buenos y otros muy malos, por eso el humor en la publicidad tienen ventajas que ya conocemos y desventajas que si no está bien armado, el comercial es un fracaso y en pocos días nadie lo recordará.

En la publicidad graciosa en los medios, el concepto creativo, puede ser diferente pero la reacción es la misma, el direccionamiento puede variar, es decir, siempre será humor pero con algo tal vez de ironía, ternura, sencillez o cualquier otra reacción que despierte. Entonces desde el humor, en la publicidad permite que los clientes recuerden mucho mejor la publicidad porque es un estímulo positivo que genera una predisposición también en forma positiva hacia la marca y el producto en cuestión y agrada a las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba