Imágenes y ejemplos de publicidad subliminal

Con respecto a las imágenes y ejemplos de publicidad subliminal, es en Europa donde se ha ido más lejos en este tema, llegando a prohibir las publicidades caracterizadas subliminales con el objeto de proteger al sector de la sociedad más desprotegido, es decir, los jóvenes. Todavía en la actualidad, la cuestión de la publicidad subliminal se sigue discutiendo, tanto en el ámbito académico como dentro del ámbito de la publicidad y el marketing. Una posición diferente a la expresada previamente indica que no existe tal mensaje subliminal dentro de los ejemplos de publicidad subliminal, sino que este tipo de mensajes no hace más que reforzar ciertas tendencias de consumo que ya existen implícitas en la persona. De esta forma, los ejemplos de publicidad subliminal no tendrían ningún mal en la persona, ni tampoco generaría hábitos de consumo allí donde no existen, sino que solamente reforzaría vínculos que existen de manera previa dentro del organismo de la persona.

Imágenes y ejemplos de publicidad subliminal
Imágenes y ejemplos de publicidad subliminal

Sin embargo, y dejando de lado este interesante debate, han existido una innumerable cantidad de casos de personas que han denunciado la influencia de los ejemplos de publicidad subliminal en las personas, generalmente menores y adolescentes, determinando ciertos comportamientos “anormales”. Por solo dar un ejemplo, hace unos años se ha denunciado que una importante empresa multinacional de bebida cola desarrollo sus embases inspirándose en el cuerpo de una mujer.

La empresa, para protegerse de tal denuncia, alego que no es el cuerpo de la mujer su fuente de inspiración, sino la semilla de la planta del cacao, y que el formato de la botella fue elegido porque permite que el consumidor pueda tener un mejor agarre cuando el embase se encuentra mojado y frio. Sin embargo, y dejando de lado todas las denuncias existentes, los especialistas en psicología afirman, respecto a los ejemplos de publicidad subliminal, que para que un mensaje tenga efecto por sobre la voluntad de la persona, debe ser necesariamente percibido de forma totalmente consciente, de otra forma, tal mensaje no será tenido en cuenta ni procesado por el cerebro. Es necesario que exista, por lo tanto, un mínimo de acción consciente para procesar toda la información, de otro modo, tal información será desechada por el cerebro. Si bien el debate continúa y continuará, las empresas seguirán realizando campañas publicitarias con mensajes ocultos, seguirán apelando a la “publicidad subliminal”, con el fin de generar en los consumidores, el hábito de consumo, la creación de necesidades. El futuro dirá si este método publicitario contiene elementos negativos y positivos, lo que sí está claro es que los ejemplos de publicidad subliminal seguirán tan vigente como hace 30 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba