Publicidad de promoción masiva

La publicidad de promoción masiva está formada por tres métodos fundamentales: la promoción de las ventas orientadas a compradores específicos, la publicidad en sus diferentes tipos, y las relaciones públicas. La publicidad requiere de la utilización de medios para informar, recordar y convencer a los consumidores una organización o un producto. Es sin duda una de las herramientas más poderosas para los empresarios; una buena publicidad garantiza las ventas, en el caso de USA, los mercadólogos llegan a gastar no menos de US$109 millones anuales en publicidad.
Como herramienta poderosa de la promoción, tomar decisiones sobre cómo debe ser la publicidad de un producto o servicio es fundamental, este es un proceso que se realiza en 5 pasos: primero se deben determinar los objetivos que se quieren alcanzar con la misma, luego establecer cuánto se está dispuesto a pagar para publicitar el producto, lo siguiente es determinar el mensaje que se le enviará al cliente, luego se decidirán los métodos para transmitir dicho mensaje, y por último se realizará una evaluación de todo el proceso. Los anunciantes deben estar seguro de los objetivos sobre lo que la publicidad debe hacer: los repetimos, tenemos que establecer si queremos que la gente recuerde, se informe o convenza.

publicidad de promoción masiva
Publicidad de promoción masiva

La promoción de ventas se relaciona con una amplia variedad de incentivos que se cumplen a corto plazo, nos referimos con esto a premios, concursos, cupones, descuentos, etc. El fin de la misma es incentivar a los consumidores a comprar y a los vendedores que forman parte de nuestra empresa. El gasto en la promoción de ventas es más alto que el de la publicidad; la promoción de ventas exige en primer lugar establecer un objetivo, luego seleccionar las herramientas, desarrollar y probar los programas antes de que sean instrumentados y por último se deben evaluar los resultados obtenidos.
Existen distintos tipos de promoción de ventas: promoción de consumo (se utiliza con el fin de estimular a los consumidores), que a su vez poseen instrumentos como muestras (pequeños obsequios de la compañía), cupones (ahorros en ciertos productos), rebajas, paquetes promocionales, concursos, juegos, rifas. Luego está la promoción comercial (para conseguir el apoyo del revendedor) y la promoción para establecer franquicias con los consumidores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba